domingo, 3 de agosto de 2014

Desde el MAS piden al Legislativo congelar el tratamiento de 6 leyes



Aunque no es una posición unánime, desde el Movimiento Al Socialismo (MAS) se sugirió evitar el tratamiento de al menos seis leyes, durante la etapa electoral, por ser consideradas como “delicadas” ya que corren el riesgo de politizarse en este periodo.

Entre esos proyectos normativos está la Ley del Régimen de la Coca, de Hidrocarburos, del Banco Central de Bolivia (BCB), de la Contraloría, de Organizaciones Políticas y el Código del Trabajo.

En criterio de Javier Zabaleta, exvicepresidente de la Cámara Baja —hoy postulante por el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) a la diputación uninominal circunscripción 6 de La Paz—, la mayoría de esas propuestas legislativas tienden a politizarse y a contaminarse con las actividades proselitistas previstas para las elecciones del 12 de octubre.

La propuesta, que es compartida por otros candidatos oficialistas, aún no fue considerada en las reuniones de coordinación de la bancada del MAS con el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera.

“Veo que lo más oportuno es esperar a que los nuevos legisladores (en 2015) las traten y las aprueben para no generar ruidos innecesarios”, sostuvo el candidato. Zabaleta agregó que esas propuestas están aún en calidad de anteproyectos —la mayoría—, otros en redacción y el resto, “en ideas”.

Según el calendario electoral, el periodo de campaña en actos públicos inició el 15 de julio y terminará 72 horas antes de la jornada de los comicios, y las cinco organizaciones políticas inscritas buscarán conquistar votos.

En tanto, el exlegislador Jaime Navarro, ahora postulante a diputado por la alianza Unidad Demócrata (UD), dijo que al oficialismo “no le conviene” aprobar la Ley de Organizaciones Políticas que implicaría una restricción en el uso de los medios de comunicación para los eventos preelectorales.

Sin embargo, cuestionó que la norma haya sido postergada debido a que en el debate del proyecto se hubiera incluido la reposición de la financiación a partidos políticos durante la campaña.

Este beneficio fue eliminado durante el primer gobierno de Evo Morales, el 21 de agosto de 2008, a través de la Ley 3925.

Osney Martínez, diputado opositor y exjefe de bancada de Convergencia Nacional (CN), dijo que otra norma que podría sufrir una alto grado de politización es la de la coca. “Son leyes que pueden generar polémica y ser usadas por algunos partidos y se perjudique el tema electoral. El mandatario Morales ya anunció que la Ley de la Coca será tratada en la próxima legislatura, pero ya habló de una legalización del cato de coca como una oferta electoral y crea una falsa esperanza en ese sector, eso debe preocuparnos”, explicó.

En cuanto a los códigos, Martínez dijo que debería pararse su tratamiento. “No hay condiciones políticas adecuadas, porque los debates no serán técnico-jurídicos, sino políticos con afanes proselitistas en favor de un partido”.

El MAS tiene dos tercios de representantes en la Asamblea y la capacidad de manejar la agenda legislativa. El presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío (MAS), consideró que el tratamiento de las leyes se debe ejecutar con la participación de los sectores que resulten involucrados en las futuras normativas.

“Los códigos vamos a terminarlos de tratar como el de Familia, en cuyo análisis ya se trabajó bastante. (Las leyes) se las discute con distintos sectores, desde los más populares hasta los empresariales”, sostuvo tras anunciar que unas 150 leyes se aprobarían hasta fin de año. No precisó si los seis proyectos figuran en la agenda.

‘Deben neutralizarse leyes proselitistas’

En criterio de la analista María Teresa Zegada, durante el segundo semestre de la gestión legislativa se deberá “neutralizar” el tratamiento de las leyes con fines proselitistas.

“En la mayor parte de los casos se fue sancionando leyes de aprobaciones de presupuestos para obras, infraestructura, viviendas, que deberían neutralizarse en su tratamiento mientras dure el periodo electoral para evitar la contaminación política”, dijo la especialista.

No obstante, agregó que hay otro grupo de proyectos normativos, cuyo debate “no debe detenerse” porque son necesarias y urgentes para resolver temas críticos y legales de carácter administrativo y regulatorio.

“Si se aprueban leyes de caminos, escuelas u hospitales que vayan a beneficiar a cierto sector de la población, puede ser que fácilmente sean usados por ciertos candidatos a nombre del MAS, que tiene los dos tercios, no se debe contaminar la gestión pública con las campañas electorales, ojalá haya madurez al respecto”.

Estudio: Legislativo impulsó obras que ayudarían al MAS

Luis Mealla

Según un estudio de los analistas María Teresa Zegada y Jorge Komadina, en siete años de gestión de la Asamblea Legislativa —controlada por los dos tercios del MAS— se aprobaron 1.136 leyes, de las cuales más del 51% (584) están referidas a la financiación de obras de infraestructura.

Los dos expertos creen que estas normativas pueden ser usadas en el periodo de campaña electoral para favorecer a los candidatos del frente oficialista en virtud de sus actividades proselitistas, rumbo a las elecciones generales del 12 de octubre.

Zegada explicó que ese análisis fue publicado en el libro El espejo de la sociedad (2014), en el que se hace un detalle de la labor legislativa entre 2006, cuando el presidente Evo Morales juró a la primera magistratura, y fines de 2012, ya durante un nuevo mandato constitucional. (Ver la infografía adjunta).

“Del total de esas normas, un grupo mayoritario (584) se refiere a leyes de gestión pública —obras y proyectos— y las menos (552) se refieren a temas administrativos y regulatorios. Esto refleja que sí pueden ser usadas políticamente si es que son acompañadas por discursos proselitistas en favor del MAS”, señaló la politóloga.

Explicó que las temáticas referidas a caminos, infraestructura, asfalto y riego, entre otros, son proclives a ser usadas por los candidatos, sobre todo, en las regiones que fueron las beneficiarias con esos programas económicos.Para la analista, en la coyuntura electoral, tampoco está exenta del uso que se pueda hacer de la labor legislativa. “Solo el MAS es visible en la

Asamblea Legislativa, la oposición se dividió y desaparecerá en el debate”.

El presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío, negó que se hayan priorizado algunas leyes con relación a otras, además que descartó que desde el Legislativo esté alineado con las estrategias de campaña proselitista.

“Esta Asamblea es histórica, es la que ha sentado las bases del proceso de cambio con una nueva institucionalidad, sin dedicarse a hacer campaña política y dando equilibrio al tratamiento de todas las leyes sin dar preferencia a temáticas y ni a sectores”, manifestó.

Se prevé aprobar diez normas importantes

La Cámara Baja busca aprobar hasta fin de año al menos 150 leyes, de las cuales diez son consideradas de “importancia” en temas estructurales y de beneficio social.

El presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío, recordó que hay un buen avance en cuanto a la aprobación de los proyectos normativos, tal es el caso de la Ley de Minería y Metalurgia, a la que calificó de “muy conflictiva”, por los intereses que había de diferentes sectores.

“Por eso fue una promulgación histórica, con mineros de distintos sectores; también está el Código Niño, Niña, Adolescente, que ha demandado bastante trabajo. A éstas se sumarán otras de igual significativa, como el Código de Familia, y en total serán unas diez leyes importantes con las que cerraremos la gestión”, explicó.

Elío agregó que al margen de esa labor, también se trabaja en otras como reformulación de presupuestos, los códigos Morales, y la de Resolución de Controversias y Arbitraje para resolver conflictos referidos a inversión internacional.

El Legislativo se vio afectado por 31 renuncias de asambleístas, quienes se repostularán en las elecciones. Este hecho afectó la labor legislativa, por lo que el receso de medio año tuvo que posponerse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario