lunes, 9 de mayo de 2016

Ley del Deporte, una normativa que incomoda

En los siguientes días Bolivia tendrá una nueva Ley del Deporte, que para ser promulgada sólo falta la firma del presidente de Estado, Evo Morales; pero antes de que eso suceda varios sectores del deporte nacional ya manifestaron su preocupación por posibles sanciones de instituciones internacionales, razón por la que hicieron conocer varias observaciones de fondo en cuanto a los alcances que tendrá esta nueva normativa.

Los primeros en anunciar posibles sanciones de los organismos internacionales fueron los dirigentes del fútbol nacional. “Se corre el riesgo de que la FIFA y la Conmebol suspenda a la Federación”, expresó el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Rolando López, en más de una oportunidad, porque aseguran que la nueva Ley del Deporte generaría injerencia de parte del Gobierno, algo que la FIFA no admite, motivo por el que otras federaciones ya fueron suspendidas en más de una oportunidad.

El dirigente federativo argumentó su postura al señalar que según la nueva Ley los equipos deben registrarse ante el Ministerio de Deportes para intervenir en los torneos nacionales e internacionales. “Todo el mundo sabe que los clubes que ganan los torneos de sus asociaciones adquieren el derecho de jugar la Copa Simón Bolívar y luego el Nacional B sin ninguna autorización. Los que van a la Libertadores o Sudamericana deben inscribirse a Conmebol vía FBF”, dijo López, a tiempo de indicar que se espera que en el Reglamento de la nueva Ley se puedan hacer las correcciones en los capítulos dedicados al fútbol profesional.

Incluso López dijo que de promulgarse la Ley como está, sin los cambios propuestos ante el Senado, los equipos que clasificaron a la Copa Sudamericana y Copa Libertadores corren el riesgo de que no puedan asistir. También dijo que las gestiones que el país hace para recibir un Mundial Sub 17 en el Bicentenario de Bolivia en 2025, podrían desvanecerse si esta normativa no cambia.

Al respecto, el ministro de Deportes, Tito Montaño, adelantó que en ninguna parte de la nueva disposición nacional se habla de intervención a las federaciones, o de fiscalizar al fútbol, sino que el Ministerio, como ente rector, debe supervisar las actividades deportivas.

Adelantó que la Ley tendrá reglamentos especiales para el fútbol nacional y que no afectará su independencia, y que la Ley no fiscalizará los recursos económicos que provengan de la Conmebol y la FIFA a la FBF. “Esos son recursos de la Conmebol, son recursos propios, son gastos independientes y no tenemos nada que ver con eso”, dijo Montaño. Sin embargo, en el artículo 30 de la nueva Ley se señala sobre los informes de gestión que: “Las Federaciones Deportivas Nacionales al cumplir una función de interés público y social deberán presentar anualmente sus estados financieros auditados y toda la información pertinente a su gestión financiera, técnica y administrativa, que sea requerida por la Autoridad Competente de Deporte; sin perjuicio de ello, deberán informar a dicha Autoridad sobre el manejo de los recursos públicos y privados destinados al desarrollo del deporte nacional, así como de todos los beneficios obtenidos a sus asociados, miembros o integrantes”.

Eso significa que las federaciones (excepto el fútbol, que según el propio ministro tendrá una situación particular) deberán rendir cuentas de todo el dinero que ingrese a sus instituciones, ya sea del Estado o del ámbito privado, o de apoyo internacional como por ejemplo de Solidaridad Olímpica.

Otra de las observaciones de la dirigencia del fútbol nacional es sobre el artículo 43, inciso 2, donde se señala que el deportista profesional, al tener una relación laboral con su club “tiene todos los derechos y beneficios que la legislación laboral reconoce” y que además esta disposición se extiende “al personal profesional, técnico y apoyo deportivo, que se encuentre en relación de dependencia laboral con los clubes profesionales”.

Al respecto, el titular de la FBF dijo que es “poco menos un absurdo incorporar a los jugadores bajo el amparo de la Ley General del Trabajo. Hay que pagarles aguinaldo y segundo aguinaldo. Hay jugadores en Bolívar que ganan hasta 10.000 dólares. No hablamos de empresas lucrativas”.

Una de las disposiciones que afectará a los dirigentes del deporte nacional en general es que no podrán estar en funciones por más de ocho años, eso quiere decir dos gestiones continuas.

En el artículo 42 señala: “Las y los dirigentes deportivos en el ámbito nacional ejercerán el cargo para el cual fueron electas y electos por un periodo no mayor a cuatro (4) años, pudiendo postularse consecutivamente por única vez por un periodo similar”.

Esta determinación, según Fabricio Pinto, presidente de la Federación Boliviana de Gimnasia, imposibilitará a los dirigentes nacionales ocupar cargos de organismos internacionales, porque estos piden una antigüedad de al menos 10 años como titulares de sus federaciones.

Asimismo, en el artículo 40 señala que “las y los dirigentes deportivos que desempeñan cargos de dirigencia en las entidades deportivas de alcance nacional deberán realizar cursos o programas de formación dirigencial en legislación y administración deportiva”. Aunque los dirigentes no se oponen a tener una capacitación, se preguntan ¿quién correrá con los gastos?, porque la mayoría de los dirigentes trabajan en las federaciones ad honorem.

“La capacitación es necesaria, pero seguramente muchos no lo hacen. Eso tiene que venir como parte de la formación. Si el Gobierno va a pagar, no hay problema”, dijo el titular de la Federación Atlética de Bolivia (FAB), Marco Luque.



DATO

Reglamentación. Las diferentes instituciones que conforman al Sistema Deportivo Nacional esperan que en la Reglamentación de la Ley del Deporte puedan corregirse las observaciones que se hacen a algunos artículos polémicos, sobre todo los referidos al fútbol profesional nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario