martes, 25 de agosto de 2015

Control a venta de ropa usada Demandan que DS 27876 sea elevado a rango de ley

Productores textileros demandan que el Decreto Supremo 27876 sea elevado al rango de ley con la finalidad de lograr mejores resultados en el control de internación de prendería usada e importación de ropa china, coreana y del Brasil.

Las empresas que proveen materia prima y accesorios también fueron convocadas y participaron de la movilización realizada por las Mypes, ante la reducción de estos productos por parte de los talleres, factor que afecta a toda la cadena productiva, porque se deja de producir la misma cantidad que hace cinco años, observó Germán Tarqui, productor nacional.

Tarqui, al igual que muchos propietarios de empresas productivas identificados como los chomperos (textileros de chompas), dan cuenta que en pasados meses se solicitó al Gobierno central la aplicación del cinturón de seguridad a la producción nacional, con la finalidad de que el mencionado DS 27876, después de nueve años, pueda ser elevado a rango de ley, ante la negligencia de entidades como las gobernaciones y municipios que deben regular la venta de la producción de prendas usadas y de importación extranjera.

En Lima-Perú, si bien la internacional de prendas Chinas y Coreanas afectan a la producción nacional, en este país la política de realizar campañas en beneficio de sus productores, esto a diferencia de Bolivia, donde incluso, sectores como la Policía y sus mandos superiores prefirieron implicarse en hechos irregulares adquiriendo telas y producción de baja calidad, antes de realizar una compra por ley a las Mypes bolivianas para la elaboración de sus uniformes, explicó el representante.

“En China incluso la venta de productos confeccionados, cuando se pide menor de 15.000 prendas, llegan a ofertar sus propios saldos (sobras) para confeccionarlas a un bajo nivel, regular o menor, con costos por debajo del mercado con la finalidad de acomodar sus saldos y no quedarse con nada. Mientras que en otros países el cinturón de seguridad permite que instituciones públicas deban realizar contrataciones y consumo de productores nacionales”, remarcó.

MERCADO

De acuerdo con un informe dado a conocer por parte del Ministerio de Economía y Finanzas a la dirigencia de las mypes, supuestamente en el 80% del mercado nacional se ofrece producción china y coreana, 10 a 15% peruana y brasilera, dejando el restante 5% a la producción nacional.

Si bien Fundaempresa dio a conocer que cerca de 56.000 empresas fueron cerradas en un año, Tarqui da cuenta que de las empresas existentes cerca de 70.000 están destinadas más a servicios, reduciendo la posibilidad de que nuevas empresas productivas se animen a registrarse legalmente ante la serie de obligaciones, no sólo impositivas sino laborales, que estas deban cumplir, bajo el mismo tratamiento que las empresas grandes, observó el entrevistado.

En el caso de la prendería usada que continúa saturando el mercado, sobre todo en la Feria 16 de Julio de esta urbe, Tarqui manifestó que todo corresponde al contrabando ante la existencia de normas que finalmente lleguen a ser controladas sin resultados favorables a las Mypes.

“La gestión de los ministros y de las autoridades como la Aduana continúa siendo débil porque hasta la fecha no trabajan en políticas que representen a un cinturón de seguridad en beneficio de la producción nacional, aspecto que pone en riesgo la producción y convierte al país sólo en un consumidor de saldos de países de mayor producción como es China”, indicó.

Los productores como Tarqui observan que antes el mercado nacional estaba atendido, en un 80%, por producción nacional, aspecto que permitió la creación de nuevos rubros, mientras que en la actualidad, a más de 11 años, su sector va desapareciendo, sobre todo cuando a nivel de Estado se le otorga las mismas obligaciones que empresas grandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario