viernes, 22 de mayo de 2015

Los productores redactan una ley de la coca



Los cocaleros del trópico cochabambino redactan un proyecto de Ley General de la Hoja de Coca, destinado a impulsar la producción, venta, industrialización y exportación de la hoja, para aislarlo del tema de narcotráfico. Buscan consensuarlo con productores de Yungas y el Gobierno.

“Se va a aprobar una Ley General de la Hoja de Coca. Como trópico estamos trabajando la propuesta, nuestros hermanos de los Yungas de La Paz igual (redactan) y nos vamos a juntar para sacar una sola norma”, anunció Leonardo Loza, vicepresidente de las Seis Federaciones de Cocaleros del Trópico de Cochabamba.

Según Loza, los cocaleros de los Yungas ya tienen la redacción adelantada y una vez que el proyecto de los cocaleros de Cochabamba esté concluido, programarán reuniones para sacar un documento.

La propuesta de norma también será discutida con el Gobierno que diseña la Ley General de la Hoja de Coca. Según el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, esta ley debe ser promulgada en agosto. “Vamos a coordinar con la ministra de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo, encargada de la ley y nos vamos a sentar para consensuar y presentar una sola norma a la Asamblea. No será ni la de ellos ni la de nosotros (la aprobada y promulgada), será una sola propuesta como productores y Gobierno”, aseguró Loza.

La Ley General de la Hoja de Coca sustituirá a la vigente Ley 1008 de Régimen General de la Coca y Sustancias Controladas, que norma las acciones en materia de coca y narcotráfico. Para los cocaleros, la nueva norma debe ser especial para la hoja, mientras que la interdicción al tráfico de droga debe merecer otra normativa.

La Ley 1008 “muere de entrada”, según Loza y la norma de la coca debe ser redactada en un plazo no mayor a 90 días. Para ello se conformó un equipo de profesionales que tendrá el primer informe en dos semanas.

“El control social debe estar bien enmarcado en la ley para evitar que algún compañero exceda el cato (1.600 metros cuadrados) de coca o plante en otros lados”, aseguró Loza. Destacó que esta fiscalización, reconocida internacionalmente, permitió bajar las cifras de cocales ilegales.

Hasta ahora el denominado control social prevé la sanción a cocaleros que excedan el cultivo más allá de un cato. La coca es erradicada en primera instancia, de reincidir se suspende el cultivo de la hoja por un año y si hay vínculo con el narcotráfico, el terreno es revertido.

El control social en la norma

Vigilancia

El vicepresidente de los cocaleros del trópico de Cochabamba, Leonardo Loza, dijo que su sector busca que el control social deje de estar en su estatuto y sea un artículo de la nueva ley.

Vigencia

El control social está presente en el 80% del trópico cochabambino y consiste en que los propios productores impiden que sus afiliados cultiven más de un cato de coca (1.600 metros cuadrados). Los infractores son castigados por sus compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario