sábado, 7 de febrero de 2015

A 6 años de la CPE, aún faltan leyes para su vigencia plena



Un día como hoy entró en vigencia la “nueva” Constitución Política del Estado (CPE). A seis años de su promulgación aún hay normas pendientes que impiden una eficaz y plena vigencia de la máxima ley del Estado Plurinacional de Bolivia.

Aquella mañana, miles de representantes de sectores sociales de Bolivia y la ciudadanía que se concentraron desde tempranas horas en la avenida 6 de Marzo de la ciudad de El Alto, fueron testigos del histórico evento. Los presentes ese día, juraron defender la flamante Carta Magna.

El vicepresidente Álvaro García enfatizó que, a pesar todo, “vale la pena defender (la Constitución), luchar por ella va a valer la pena, si es necesario entregar la vida para defender su vigencia y su aplicación”. Empero, la Asamblea no priorizó el tratamiento de normativas procedimentales e incluso orgánicas, como la ley sobre la cual se debe regir el propio Órgano Legislativo. Así lo admite el diputado Javier Zabaleta, del Movimiento Al Socialismo (MAS). “Falta el trabajo de detalles que en algunos casos son leyes muy específicas de temas muy concretos o en algunos casos, del Ejecutivo”.

Aunque precisó que los lineamientos generales que “mandaba” la nueva Constitución “han sido ya cumplidos”. Criterio que es rebatido por el exconstituyente del extinto Poder Democrático Social (Podemos) Gilbert Méndez, quien consideró que solo un 30% del total de los mandatos se han llegado a aplicar efectivamente. “Existen candados que impiden su total aplicación, los del MAS están pagando por sus propios errores”, sostuvo.

Un artículo publicado por el expresidente Carlos Mesa en el diario español El País reseña que “las dos incorporaciones fundamentales del texto ganador son la inclusión explícita de los derechos de los indígenas (aproximadamente el 45% del total de la población de Bolivia) y la incorporación de las autonomías, tomadas en términos generales del modelo español”.

Periplo. Esos fueron los logros de la iniciativa que le fue encomendada al presidente Evo Morales y que el producto de la denominada “agenda de octubre”, que surgió tras los hechos luctuosos de 2003. Así, había caído el “viejo” sistema de partidos y se allanaba el camino para la refundación del país como Estado Plurinacional.

“Aquí estamos sus hijos para garantizar la segunda independencia, la verdadera liberación”, afirmó el Jefe del Estado ese día cuando además convocó a la “‘reconciliación’, aunque contradictoriamente atacó a la oposición política y regional”, reseña una crónica de La Razón del 8 de febrero.

Los cambios fueron trascendentales. El nuevo Estado dejaba de ser católico para convertirse en laico, por ejemplo. En economía, según Mesa, es la más estatista de la historia boliviana, más que la que emanó de la revolución nacionalista de 1952, estableciendo preeminencia casi total del Estado en la economía y dándole un papel muy secundario a la iniciativa privada.

El texto constitucional fue redactado por el oficialismo y sus aliados en la Asamblea Constituyente. La oposición abandonó el foro por los conflictos derivados por la capitalidad y las autonomías. En Sucre se produjeron tres muertos y decenas de heridos durante su redacción. Méndez recuerda que en su aprobación en Oruro, unos 13 colegas suyos fueron impedidos de participar del acto final. “No fue consensuada”, lamentó.

El nuevo estado y su ley de leyes

Artículos

La Constitución tiene 411 artículos; 177 más de la que se derogó.

Consulta

La norma fue aprobada con el 61,43% de votos por el “sí” en un referéndum que se realizó el 25 de enero de 2009. El 38,57% reprobó la Carta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario