miércoles, 3 de diciembre de 2014

`Lo que no sabías de la nueva ley contra la violencia a la mujer´

La pareja o cualquier otra persona que ejerce violencia contra la mujer será sancionada y puede ir presa. En palabras sencillas, la Ley 348 busca garantizar a las mujeres una vida libre de violencia.

Consultamos a la doctora Silvia Suárez, asesora de SOS Feminísima de la revista PARA ELLASA para interiorizarnos al respecto. Nos aclaró que antes solamente se reconocían tres tipos de violencia: la física (golpes, patadas, etc), la sicológica (amenazas, insultos, difamación, celos exagerados, etc) y la sexual (acoso sexual, caricias no consentidas, explotación sexual por parte de tu pareja o terceros, emplear fuerza física para obtener favores sexuales, etc.).

“Hoy se han establecido 17 tipos de violencia contra las mujeres y los actos de violencia se convierten en delitos con sanción penal. ¿Qué quiere decir esto? una víctima de violencia debe denunciar el hecho y tambiém cualquier persona o funcionario público que tenga conocimiento”, explicó.

¿Dónde denunciar?
En la Policía boliviana. “Para evitar la burocracia y que las mujeres abandonen la denuncia, se creó la Fuerza Especializada de Lucha Contra la Violencia (FELCV) con oficinas en los distritos de la ciudad y algunas provincias de Santa Cruz. Aunque tenemos falencias tecnológicas, contamos con la logística básica para hacer el trabajo”, señaló el mayor Jorge Yañez Bustillo, jefe de operativos de la FELCV.

“Mi experiencia con las mujeres que llaman a SOS feminísima en busca de ayuda, me muestra que les cuesta exteriorizar su vida privada a lo público y peor a la Policía porque ven a la institución como más represora que conciliadora. Ellas buscan asesoramiento sicológico para el marido. No quieren que vaya preso. Pese a ello, mi consejo es no ir llorando a la Policía porque no está pidiendo un favor, está yendo a sentar una denuncia y al funcionario público se le paga para que la atienda”, dijo Suárez.

“La violencia empieza con maltrato sicológico, después agresiones físicas que van aumentando, y por último puede llegar a la muerte de la mujer. Los niños que crecen en este ambiente negativo son afectados, siendo de adultos reproductores de violencia. Por eso, hay que denunciar”, destacó Yañez

No hay comentarios:

Publicar un comentario