sábado, 7 de junio de 2014

Gobierno promulga la primera Ley de Patrimonio de Bolivia

Después de más de tres años de gestión, el presidente Evo Morales promulgó el 27 de mayo la primera Ley de Patrimonio Cultural Boliviano; sin embargo, varios expertos observan que el proyecto de la norma no haya sido socializado antes de ser aprobado.




Una de las principales disposiciones de la norma es la creación del Sistema Plurinacional de Registro del Patrimonio Cultural Boliviano, que tiene como objetivo "almacenar y gestionar de manera coordinada la información referente al Patrimonio Cultural Boliviano existente”, se lee en el artículo 32.
Una de las premisas de este sistema es que será de "libre acceso y consulta para fines investigativos y científicos”.
Sobre la promulgación de la ley, el historiador Fernando Cajías afirmó ayer, en declaraciones a Página Siete: "No he leído la ley, pero realmente espero que hayan tomado en cuenta las observaciones”.
Con una opinión similar, Dennís Rodas, directora de Culturas de la Gobernación de La Paz, explicó que es importante la aprobación de esta norma, pero que faltó consensuar la norma.
"Esperamos que se haya podido mejorar la norma y tomar en cuenta las sugerencias. Faltó socializar el proyecto, ya que había varias observaciones de los municipios, las gobernaciones y de algunas entidades involucradas”, comentó.
Defensa del patrimonio
El objetivo de la ley, según el artículo primero, es normar y definir políticas públicas que regulen la clasificación, registro, restitución, repatriación, protección, conservación, restauración, difusión, defensa, propiedad, custodia, gestión, proceso de declaratorias y salvaguarda del patrimonio cultural del país.
Entre las principales disposiciones de la ley están la creación del Fondo de Fomento del Patrimonio Cultural Boliviano (FONPAC), que nace con la finalidad de gestionar y asignar recursos económicos para la conservación, preservación, restauración, promoción e implementación de repositorios adecuados para el cuidado del patrimonio cultural boliviano, según el artículo 62.
La norma, según el artículo 61, establece que las entidades financieras estatales y privadas deben otorgar créditos, con las mejores condiciones, en favor de los propietarios de bienes culturales inmuebles declarados patrimonio con fines de restauración, se lee en el documento.
También establece prohibiciones y medidas de emergencia ante la salida o exportación temporal del patrimonio.

En la actualidad, en la base de datos del Ministerio de Culturas se encuentran registrados más de 2.000 monumentos, fiestas y expresiones declaradas patrimonio nacional.

El país tiene 11 patrimonios de la humanidad

Entre sitios y expresiones culturales, Bolivia tiene 11 patrimonios culturales tangibles o intangibles de la humanidad declarados como tales por la Unesco. Potosí fue uno de los primeros sitios de Bolivia en ser declarado Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, en 1987.
Luego, en 1990, las Misiones Jesuíticas de Chiquitos, ubicadas en el oriente del país, también recibieron la declaratoria. Al año siguiente, en 1991, la ciudad de Sucre, conocida como Charcas o la Ciudad Blanca, recibió el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.
El sitio arqueológico y cultural Samaipata, situado al suroeste de Santa Cruz, recibió la declaratoria en 1998.
En 2000 se declaró patrimonio al sitio arqueológico de Tiwanaku. Después, ese mismo año, destacado por su riqueza natural, fue reconocido el Parque Nacional Noel Kempff Mercado. Al año siguiente, en 2001, el Carnaval de Oruro se llevó el título de Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.
En 2003, la cultura Kallawaya, de la provincia Bautista Saavedra del departamento de La Paz, también recibió el reconocimiento de la Unesco, cotizado por todos los países del mundo.
Finalmente, en 2012 obtuvo el título Ichapekene Piesta, de San Ignacio de Moxos. Las características históricas y turísticas de estos 11 patrimonios fueron recolectadas en la publicación Atlas Patrimonial de Bolivia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario